jueves, 28 de julio de 2011

Piratas


Si yo tuviera más confianza en mí mismo, o quizá más talento, posiblemente no habría tardado tanto en hablar de Piratas en este blog. Pero nos encontramos ante uno de esos grupos que marcan la adolescencia, y por tanto un porcentaje alto del carácter y la personalidad, del que, tímidamente, os escribe esta noche calurosa de Julio.

Mi relación con esta banda gallega, formada en 1991 y liderada por un bonico llamado Ivan Ferreiro, es delicada y pura. Los momentos en los que los puedo oír desde que varios años de mi adolescencia estuvieran absolutamente absorvidos por ellos, son únicos y exclusivos. Nunca pueden ser otros, y lo que es mejor... ningún otro grupo puede cumplir a dia de hoy la función que siempre cumplirán sus canciones.

Pero empecemos por el principio. Los Piratas fueron un grupo indie y comercial. Colocaron unas cuantas buenas canciones en las radiofórmulas y se guardaron otras muchas grandes canciones para el selecto público independiente. Versionaron temas populares, hicieron discos pop, discos rock, discos de base electrónica experimental, discos oscuros... pusieron la música de algún que otro anuncio en televisión y fueron odiados, olvidados, amados e ignorados casi que a partes iguales. Sus letras fueron el dedo que ahondó en las llagas de todos los niñatos románticos y cursis aspirantes a artistas y bohemios como lo fui yo. Quién sabe si lo sigo siendo.

Relaciones, amores frustrados, desamores, mística... temas populares pasados por el carisma y la particular visión del niño genio de Vigo, el gran Iván Ferreiro, un chico menudo, marcadamente naif y destartalado que se comía el escenario y que zigzagueaba entre el rockero canalla, el niño tímido e introvertido, y una mezcla de chamán puro y cínico posmoderno encantador.

Desde el primer y homónimo álbum, grabado en directo en 1992, hasta la disolución de la banda en 2004, grabaron 5 álbumes de estudio (uno de ellos fue disco de oro en ventas), además de otro directo y 4 discos de rarezas y covers. Aunque siempre se hablaron de influencias claras como Radiohead o Bjork, el recorrido musical de esta banda hace paradas en el rock, el pop indie y la electrónica, y su repertorio está plagado de tintes psicodélicos (también sus letras), blues, samplers, folk gallego (lo de gallego responde a la utilización de instrumentos como la zanfoña), ambientaciones típicas del chill out, toques de jazz... e incluso flamenco. En definitiva, cualquier elemento experimental que tuvieron a mano, quedó plasmado en sus discos.

Para los que los conocimos, Piratas fue una dolorosa fábrica de himnos generacionales. De echo, aún a dia de hoy, sigo intentando entender si fueron realmente tan popularmente grandes como por aquel entonces me lo parecían a mí.

En cualquier caso, ya puedo decir que han sido y serán parte fundamental de la banda sonora de mi vida. Tan solo espero, de forma absolutamente egoísta con respecto a la historia de un gran grupo, que alguna vez cometan ese acto patético del regreso y pueda morir habiéndolos visto en directo.

Como elegir tres o cuatro canciones me resulta imposible, y los videoclips que he visto no están muy allá... os dejo con varias canciones (algunas míticas, otras de mis preferidas) de la gira de despedida a la que titularon "fin de la segunda parte". Y a los que no los conocísteis, mi más sincera y arriesgada invitación al universo Piratas. Disfruten


"Tio vivo"


"Inerte"

2 comentarios:

  1. Relax es mi preferido también. Y dentro de Relax, posiblemente Tio Vivo

    ResponderEliminar